domingo, 5 de junio de 2011

¿Realmente crees que antes de las 12 semanas de gestación es solo un puñado de células que no tienen nada que ver con un SER HUMANO?

Estás son imágenes de ecografías 3D tomadas por por el obstetra estadounidense Stuart Campbell cuyo fin era estudiar el desarrollo de los fetos descubriendo cosas interesantes como:

Antes de la semana 12, el bebé no nacido se puede estirar, patear y saltar en el útero, mucho antes de que la madre comience a sentir sus movimientos.
A partir de la semana 18, pueden abrir los ojos. La mayoría de los médicos creía que los párpados estaban sellados hasta la semana 26.
A partir de la semana 26, se comportan casi como un bebé. Se ríen, rascan, lloran, tienen hipo y succionan. Hasta el momento se creía que no empezaban a sonreír hasta seis semanas después de haber nacido.


Esto es para demostrar que los bebes en el útero no son solo un puñado de células donde no se distingue nada humano como los abortistas nos quieren hacer creer. Las imágenes a continuación fueron sacadas del sitio de la BBC de Londres donde hay una serie de fotografías de dicha investigación, elegí las de menores de 12 semanas porque la mayoría de las leyes permitiendo el aborto libre y gratuito suelen considerar esta fecha como mínimo para poder abortar, de ahí hacia arriba depende del país, en España por ejemplo se puede abortar sin que nadie pregunte por que motivo hasta las 14 semanas.

Especialmente va dirigido a los Argentinos a quienes les están por imponer una ley de estás características mintiendole a la población diciéndoles que hasta la semana 12 no son seres humanos sino células que no muestran ninguna humanidad.

NO DEJES QUE TE ENGAÑEN

NO DEJES QUE NOS ENGAÑEN

Difunde a todo el que puedas esta realidad, a estás personas no les interesa la vida de nadie, solo buscan matar y cobrar por ello, cobrarnos a nosotros por medio de impuestos en vez de usarlos para mejorar la vida de todos nosotros incluidos especialmente la de ellos y sus madres. Si puedes descargate una hoja que tengo con un resumen, imprimela y sacale copias y repartela o por lo menos manda este mensaje por correo a todos tus conocidos, si todos gritamos muy fuerte NO AL ABORTO EN ARGENTINA podrás salvar muchas vidas con solo hacer un click.

Bajar una versión imprimible para distribuir

Mirá las ecografías, y di si realmente no hay un ser humano allí


A las ocho semanas de gestación, el feto es capaz de patear y estirar las piernas, girar alrededor de ellas y mover sus brazos hacia arriba y hacia abajo.


A las diez semanas de gestación, el feto puede mover los brazos y las piernas con una serie de movimientos que son fluidos y flexibles.


Fetos de tan sólo 11 semanas se han visto con sus pulgares en la boca. Este bebé comenzó a chupar su pequeño dedos de los pies y poco a poco pasa a chupar un dedo del pie más grande y mejor.



Los bebés producen un movimiento aproximado a bostezar desde las 12 semanas. Tal vez esta es la manera natural de asegurar que tan pronto como se entra en el mundo, va a ser capaz de tomar su primer aliento.

Fuente: BBC NEWS http://news.bbc.co.uk/2/hi/in_pictures/3847319.stm

No dejes que te mientan los mercaderes de la muerte

DECILE NO A LA LEY DE ABORTO LIBRE Y GRATUITO EN ARGENTINA

No cortes está cadena, hace copias, repartilas, colocalas en clubes, iglesias, escuelas, universidades, manda por correo, que todos se enteren de la verdad, no dejes que te conviertan en cómplice de estos asesinatos. No dejes que te engañen diciendote que antes de las 12 semanas no son seres humanos.

sábado, 16 de abril de 2011

Sobrevivientes al aborto


Sobrevivientes al aborto con los Padres Marx y Habiger
y la Sra. Magaly Llaguno, durante la reunión
convocada por HLI.


El caso de la bebita Ana Rosa Rodríguez - el carnicero de la avenida "A", por Magaly Llaguno


Así le llaman al abortero de Nueva York, Abu Hayat, quien mutiló a una bebita de ocho meses de concebida, mientras intentaba matarla. La niña Ana Rosa Rodríguez, sobrevivió el aborto a pesar de que pesaba solo tres libras y media y de que el abortero le había arrancado su brazo derecho. La bebita es preciosa, normal en todos los demás aspectos y sonríe con facilidad. Su madre Rosa Rodríguez, de veinte años de edad, declaró llorando que le informó al médico abortero que había cambiado de idea, y que ya no quería abortar. Sin embargo, éste le dijo que tenía que hacerlo, la inyectó y le practicó el aborto de todos modos.
El "Dr." Hayat le cobró a la señorita Rodríguez $l,000.00 en efectivo por el aborto, y retuvo su tarjeta de residencia, su pasaporte y algunas prendas como colateral por los otros $500.00. Al despertar de la anestesia después del aborto, las ropas de Rosa estaban empapadas en sangre y aún así la enviaron a su casa, diciéndole que volviera al otro día. Esa noche se le presentaron dolores intensos y tuvo que ser ingresada en el hospital, donde dió a luz a su hijita mutilada. Rosa había obtenido el teléfono del abortero en el periodico hispano El Diario de Nueva York.
El Dr. Hayat fue acusado por las autoridades de practicar un aborto ilegal (después de las 24 semanas de gestación), y su licencia fue revocada debido a éste y otros siete casos:


  • La muerte en septiembre de l990 de una joven de l7 años, como resultado de la perforación del útero durante un aborto.
  • El aborto incompleto a una mujer el pasado mes de marzo, debido a que el esposo de esta no podía pagar los $500.00 adicionales por el procedimiento. La mujer más tarde abortó espontáneamente debido a la infección que contrajo.
  • Un caso en el que le dejó partes del cráneo del feto en el útero a una mujer después del aborto, los cuales tuvieron que ser removidos tres semanas mas tarde.
  • Según las autoridades es culpable de asalto sexual perpetrado en octubre de l990 en una paciente.

El abogado de una de las mujeres dañadas por este abortero declaró: "Este tipo es un carnicero, debían de haberle revocado la licencia."
Actualmente las autoridades están investigando si hay alguna conección entre el Dr. Hayat y una bebita abortada que fue hallada en un latón de basura. Otra mujer hispana a quien el Dr. Hayat le perforó el útero trato de ponerle una reclamación en la corte, pero el Dr. se declaró en bancarota.
El abortero que mutiló a la bebita de Rosa Rodríguez no tenía seguro y se declaró en bancarrota, por lo que Rosa ha quedado sola con su bebita y otra niña de dos años, mientras el El Dr. Hayat apeló la decisión del tribunal que lo condenó por arrancarle el brazo a la bebita Ana Rosa Rodríguez a quien fracasó en hacerla abortar. Su abogado, Ronald Veneziano, usará el monstruoso argumento de que Ana Rosa, de 30 a 32 semanas en aquel momento, era un feto y de que "un feto no es una persona y [por lo tanto] no puede ser asaltada." Hayat, por su parte, argumenta falazmente que la decisión del tribunal "viola los 'derechos' de las mujeres al aborto."

Fuente: Dave Andrusko, "Hayat to Appeal: Ana Rosa not a 'Person'," National Right to Life News, 9 de marzo de 1993, p.4.



La mano de Chemita


Testimonio espontáneo y muy sencillo de alguien joven que cuenta con toda franqueza su experiencia en una guardia hospitalaria. El bebito cuya diminuta manito muestra la foto, sólo sobrevivió 4 horas, pero en ese corto tiempo tocó los corazones de muchas personas.

Hola. pues este es un lado de mi que pocos conocen pero pensé que ustedes entenderían lo especial del caso...

Esta foto es de Chemita.... El sábado antepasado estaba de guardia en la Cruz Roja y llegó una niña de 17 años que seguro se había tomado algo para abortar... y dio a luz a este bebé... (no les pongo las demás fotos para que los que no son médicos no se traumen). El caso es que un amigo y yo nos quedamos cuidándolo las pocas horas que vivió... Chequeen el tamaño de sus manitas por favor... (la mano de abajo es la mía). La mamá tenía apenas ¡¡¡cuatro meses de embarazo!!! pero él ya estaba perfectamente bien formadito... uñitas, deditos, orejitas, boquita, todo...

El caso y lo padre de la situación fue que como ni siquiera lo pudimos intubar (no habia cánulas tan chiquitas ... además le podíamos tronar los pulmoncitos) entonces tuvimos que quedarnos junto a el todo el tiempo calentándolo con sábanas y lámparas y echándole aire por la boquita... Llegó un momento en que nos quedamos maravillados de la fuerza que tenía ese bebé... Créanme que cuando veíamos que su corazoncito empezaba a fallar, dejábamos de darle respiraciones para que no sufriera más... y en el momento en que le quitabamos el aire, el ritmo cardíaco volvía a subir...

¡¡¡IMPRESIONANTE!!!!

Nos trajo así casi 4 horas. Después de muchos intentos, cuando lo vimos
que ya estaba medio mal, lo bautizamos (sí, salió la educación religiosa
cañón... Pero no podíamos dejar que alguien así, que había luchado tanto,
se fuera sin un nombre, como si no hubiera pisado este mundo... Y como no
sabíamos aún si era niño o niña, le pusimos Jose María... Chemita pa' los
cuates...
Cuando murio, (debo confesar que lloré muchísimo) me puse a pensar en todo lo que era vivir, en todo lo que él luchó, Y caray... ¡¡¡vivió 4 horas!!! y yo a mis 21 casi 22 no he hecho un pepino, me da hueva despertar y ¡¡¡vivo getona!!

El sábado fui con unos niños de prepa y secundaria y les puse la foto, les expliqué lo mismo que les digo a ustedes, etc... Y créanme... chequeen la cantidad de vidas
(la mía, la de mi familia, mis amigos, los doctores y enfermeras de la
Cruz, los chavos del sábado y ahora ustedes...) en las que ha influido
chemita... ¡¡¡en 4 horas de vida!!!!

IMAGÍNENSE LAS ENORMES GANAS QUE TENIA ESE CHIQUITO DE SOBREVIVIR.. Así que neto, luchen a diario por lo que quieren y acuérdense de esto en las mañanas y cuando tengamos más flojera que nunca... contarles esta experiencia, creo que vale muchísimo la pena... y pues siquieren o así... denle forward... a ver en cuantas vidas puede seguir influyendo alguien que vivió ¡¡¡4 horas!...

Recibido de Provida Sonora (México): Red Familia
www.educacionfamiliar.org.mx/redfamilia/index.htm



Testimonio de Sara Smith


Sara Smith y su mamá Betty


Sara Smith tiene 23 años y quiere vivir la vida a 100 por hora. Hacerlo todo dos veces, hacer que el día tenga, ojalá, 48 horas. Decidió vivir así cuando supo que su madre se había practicado un aborto estando embarazada de ella y de un hermano gemelo. Ese hermano no sobrevivió y Sara siente que es su deber compartir con él el increíble milagro de ser una sobreviviente del aborto.

Sara: "Los dos estábamos en un útero pequeño que fue raspado de arriba a abajo. Le quitaron la vida y yo todavía seguía ahí dentro. Perdí casi todo el líquido amniótico, pero seguía viva. Varias semanas después pude patear el vientre de mi madre y ella me sintió y decidió no practicarse un segundo aborto, decidió darme la vida."

Betty Smith, madre de Sara: "Todo lo que yo sabía es que había sentido a esa niña moverse, tal vez eran sus brazos o sus costillas, pero era una vida, estaba viva, era una persona viva. Y cuándo el médico se ofreció para abortarla, dije que no, con la misma fuerza con que la primera vez había dicho que sí. Estaba viva era una vida y nada iba a detenerla."

Sara nació prematura, con las piernas cruzadas sobre el pecho y las caderas dislocadas, vivió en hospitales hasta los dos años y medio y antes de sus 14 años ya la habían operado treinta veces. Fueron los primeros capítulos de una historia increíble, vividos en el silencio inquietante que todavía inspiran en muchos médicos sus recuerdos y sus miradas. Sus ojos son de algún modo la mirada de 18 millones de niños que han muerto antes de nacer desde que se legalizó el aborto en los Estados Unidos. Su historia es la historia que para otros no pudo ser, en este país donde lamentablemente está permitido abortar desde los primeros días del embarazo hasta un minuto antes del parto. Un país de familias pequeñas, donde tener muchos hijos puede llegar a ser mal visto, donde un sexto embarazo, como el que afrontó la madre de Sara, puede llevar a una decisión que nunca antes pasó por su mente.

La madre de Sara: "Me habían dicho que era muy egoísta, que era como una coneja, que maltrataba a mis hijos, que estaba quitándoles oportunidades a otros niños, que estaba desequilibrando al mundo por tener tantos hijos. Se burlaban de mí y cuando venían las esposas de otros amigos a la casa, y mis hijos se despertaban de la siesta, ellas decían: 'Miren, aquí vienen los conejitos saliendo de su madriguera', y eso me daba pena, y algo se desencadenó en mí esa noche. Todavía lo recuerdo y formulé un decidido voto: 'Nunca tendré otro niño'. Cuando le dije a mi esposo que quería practicarme un aborto, él no me respondió nada; fijé la cita, él me llevó al hospital y se fue a la casa. Yo pasé la noche allí y me practicaron el aborto al otro día.

El aborto fue rápido, el médico reconoció los restos de un feto y dio por terminada su tarea, era el cuerpo del hermano de Sara, hoy lo recuerdan con una lápida sobre una tumba vacía.


Sara Smith conoce al Papa Juan Pablo II


Sara: "Tuve la oportunidad de diseñar esa lápida, que dice su nombre completo 'Andrew James Smith, hermano gemelo de Sara'. Porque yo quería ver nuestros nombres allí. Porque pude haber sido yo, debí haber sido yo. Así que cada vez que voy, pienso en cuánto lo necesito, en que es parte de mi vida. Aunque nunca llegué realmente a conocerlo, pienso en cuánto ansío llegar a conocerlo, decirle todo lo que quiero decirle, cosas así."

La madre de Sara: "Si tan sólo hubiera sabido que no era un puñado de células como yo creía, si tan sólo lo hubiera sabido, creo que no me habría hecho el aborto. Pero si usted me pregunta por qué yo creía eso habiendo tenido cinco niños, probablemente [hubiera respondido] porque eso es lo que yo quería creer.

"A los nueve años, mucho antes de saber la verdad de lo ocurrido, Sara gastó sus ahorros en comprar estas dos figuras [de un niño y una niña]. Ella lo sabía, yo creo que en su subconsciente ella lo supo todo el tiempo."

Sara: "Cuando lo supe fue para mì un trauma terrible. Pero aunque sonara espantoso, para mí tenía sentido, yo sentía que algo me faltaba; pienso que como gemelos podían separarnos físicamente, pero siempre sentiré su ausencia."

Sara y su madre viven solas y viajan por todo el mundo en una constante campaña anti aborto que se ha ido convirtiendo en una especie de exorcismo para espantar a los fantasmas que aún permanecen entre ellas.

Sara: "A veces la gente me pregunta si odio a mi madre o si estoy molesta con ella porque me arrebató a mi hermano. Y yo les digo que he visto el dolor por el que ella ha pasado; me ha dicho tantas veces: '¡Perdón Sara, perdón, Dios quería que tuvieses a tu hermano gemelo y yo lo impedí, y traté de quitarte a ti también del medio'. Yo no tengo derecho a cargarle más sentimiento de culpabilidad sobre sus espaldas."

Así que Sara decidió quitarle tiempo al pasado y exprimir el máximo al presente. Con la urgencia que sólo conocen por la experiencia los que han llegado al límite de la supervivencia, cada minuto libre que le deja su carrera de medicina ya tiene un objetivo.

Sara: "Acabo de recibir una notificación de la Madre Teresa de Calcuta, que quiere conocerme, pasar algún tiempo conmigo, y posiblemente trabajar juntas. Estoy escribiendo un libro. Este verano voy a estudiar música, estoy haciendo de todo. Se me abren muchísimas puertas.

"La vida en sí es una aventura. Día a día no sabes lo que va a suceder, puede cambiar en dos minutos o en una hora, tan solo hay que caer en la cuenta de que todos y cada uno de nosotros estuvimos en el seno de una madre, que pudimos haber sido eliminados, pero no lo fuimos, sino que nos dieron la vida como un regalo. Si tan solo las personas se dieran cuenta de lo especial que son."

Fuente:Texto del programa transmitido por el canal 13 de televisión católica en Santiago, Chile, 1994.

Usted puede ponerse en contacto con la Srta. Sarah Smith por medio del Sr. J.T. (John Timothy) Finn,
Pro-Life America
1840 S. Elena Ave., Suite 103, Redondo Beach, CA 37205
Tel. (310) 373-0743, Fax. (310) 375-4546
Email: jtfinn@earthlink.net


Testimonio de Gianna Jensen


Gianna Jensen


La madre biológica de Gianna Jensen intentó abortarla hace 17 años. Le inyectaron una mezcla especial en el útero capaz de abrasar al feto por dentro y por fuera.

Gianna: "Se supone que después nace un bebé muerto, pero aparecí y dije '¡Hola!' y me llevaron a un hospital en ambulancia, aunque esto normalmente no suceda, porque si el bebé abortado nace vivo lo dejan morir, ya que de cualquier forma le han estado diciendo al resto del mundo que no es un bebé."

Pesaba exactamente un kilo al nacer y tenía serios problemas neurológicos que han perdurado hasta hoy; hasta los tres años vivió en hogares temporales y seis meses después la adoptaron sus padres actuales. Nunca le hablaron de lo que había pasado hasta poco después de cumplir los doce años, cuando volvió a preguntarle a su madre cuál era la razón de su problema físico.

Gianna: "Toda la vida me habían dicho que yo era así porque nací prematura y porque había tenido un parto traumático. Pero esta vez ella me dijo: '¿de veras quieres saberlo?' Yo le dije que sí. Me dijo que mi madre biológica tenía 17 años y un embarazo de siete meses y justo cuando me iba a descubrir esta tremenda verdad de mi vida, la miré y le dije: 'Ella me abortó, ¿verdad?' Lo supe antes de que me lo contase."

Diana de Paul, madre adoptiva de Gianna: "Los médicos dicen que ella tenía una increíble deseo de vivir y que eso tuvo mucho que ver con que ella se salvara."

Gianna: "Seamos o no sobreviviente de un aborto, yo creo que todos deberíamos tratar de sorprendernos por las pequeñas maravillas de todos los días y asombrarnos de que ocurran, estamos siempre tan ocupados que no nos cuenta."

La madre adoptiva de Gianna: "Pienso que ella no da por sentada la vida como muchos jóvenes que creen que son inmortales, que no tienen el concepto de que la muerte es posible.

"Cuando le conté a Gianna su verdadera historia, le dije que tenía que estar agradecida por tener la oportunidad de estar viva y creo que ella aprecia más la vida porque entiende lo cerca que ha estado de la muerte."

Fuente: Ibíd.

Usted puede ponerse en contacto con la Srta. Gianna Jensen por medio del Sr. Ron Miller en el Embassadors Speakers Bureau
P.O. Box 50358, Nashville, TN 37205
Tel. (615) 377-9100, Fax. (615) 661-4344


Patricia Case

Hace 45 años, los padres de Patricia querían divorciarse, según la ley para poder hacerlo debían estar un año completo separados físicamente, antes de que se les concediera el divorcio. Poco antes de cumplirse el plazo, aquella mujer quedó embarazada, con lo que resultaba imposible demostrar el año de separación total.

Patricia: "Trató de abortarme.... varias veces, porque ella no me quería, yo era un obstáculo para su divorcio."

Después del tercer intento fallido, Patricia nació y fue adoptada. Llevó una vida normal junto a su familia hasta 1985, cuando por una larga pero inexplicable sensación de rechazo intentó suicidarse.

Patricia: "En la etapa de mi rehabilitación, hablé con mi madre adoptiva sobre las cosas que estábamos tratando con mi terapeuta y entonces fue cuando me habló de los intentos de aborto. Me dijo que cuando era pequeña yo rechazaba a la gente, no me dejaba abrazar, ni acariciar. Creo firmemente que muchos de mis problemas tienen que ver con el rechazo que sentía de mi madre biológica, mientras yo estaba en su vientre."

Después de su experiencia, Patricia llegó a la conclusión de que ningún problema es en realidad demasiado grande, como la larga cesantía de su esposo que les obliga a trabajar en cualquier cosa, incluso los domingos; ni la angustia de muchas mujeres como su madre.

Patricia: "Si todos los niños que se abortan en los Estados Unidos en un año fueran entregados en adopción, todavía quedarían 500,000 parejas en espera."

Fuente: Ibíd.


Testimonio de "Rivanolito"

Rivanolito es el sobrenombre por el cual muchos conocen a este joven de 15 años en un gran hospital de Cuba. Se trata de un joven común y corriente, excepto por el detalle de su sobrenombre.

Ocurrió que la madre de este joven tenía más de 35 años de edad e hijos ya mayores cuando tuvo este embarazo. Por todo esto, y por la posibilidad de que el niño presentara alguna malformación congénita u otra anomalía como el Síndrome de Down, el médico aconsejó el aborto. Fue así que la madre decidió someterse al Rivanol, un método de interrupción tardía del embarazo que consiste en administrar a la embarazada, a través del cuello del útero mediante una sonda, una sustancia de color amarillo mostaza llamada Rivanol, la cual produce fuertes contracciones y provoca la expulsión del niño fuera del claustro materno. Con frecuencia este nace vivo y llorando.

Pero sucedió que el día que esta señora fue sometida al método, la enfermera habitual de esa sala no fue a trabajar y en su lugar se encontraba otra que no tenía experiencia en esta clase de trabajo. Fue así que cuando la enfermera vio que la mujer expulsó "el producto de la concepción" (que es como en ese medio se les llama a los niños abortados) y escuchó su llanto, no hizo lo habitual en estos casos, que es abandonar al niño para que por su inmadurez pulmonar muera rápidamente. Enternecida por su llanto, corrió con él en brazos al Departamento de Cuidados Intensivos de Neonatología donde, casualmente, se encontraba de guardia un médico pro vida que dió al niño el tratamiento adecuado.

Rivanolito es hoy un adolescente que asiste a la escuela secundaria, sólo padece asma en grado leve y continúa atendiéndose con el médico que le salvó de la muerte.

Fuente: La persona que dio este testimonio prefiere mantenerse en el anonimato.


Sobreviviente de un aborto de succión y curetaje


Heidi Huffman


A Tina, la madre de Heidi, le dijeron que su vida sería un desastre si tenía un bebé a los 17 años. No le dieron ninguna otra opción fuera del aborto.

Cuando el aparato de succión empezó a funcionar, Tina recuerda que su cuerpo comenzó a temblar. Sentía que le arrancaban las entrañas. Le dijo a la enfermera: "¡Me estoy muriendo!". El abortista respondió: "Vacíe la vejiga".

Luego vino la cureta, un cuhillo curvo que se usa para raspar el útero y sacar los restos del bebé por nacer. Una vez que pensaron que el aborto estaba terminado, la sorprendida enfermera le dijo a Tina: "No estás sangrando". Luego le dio antibióticos y la envió a su casa.

Después de dos meses de estar enferma, Tina le informó a su médico de cabecera acerca del aborto. El médico la examinó cuidadosamente y le dijo que el aborto había fracasado.

Debido a las complicaciones, el médico le practicó una cesárea de emergencia a las 38 semanas y como resultado nació una bella niña que pesaba 3 libras y 3 onzas y que medía 15 pulgadas de largo. El médico de Tina le puso el nombre de "la bebé milagro".

Hoy Heidi es una bella adolescente llena de energía, a quien le gustan las fiestas y comer pizza. Sin embargo, también es capaz de hablar con serenidad ante concurridas audiencias a través de los Estados Unidos. Junto a su madre, también pasa muchas horas ante las clínicas de aborto, pidiendo encarecidamente a las mujeres que no entren a estos centros de matanza donde, durante los últimos 20 años, se han destruido la vida de más de 30 millones de bebés en los Estados Unidos.

Fuente: "Heidi Huffman. She Survived a Suction Curettage Abortion." Hispanics for Life, P.O. Box 9086, Torrance, CA 90501, (310) 549-4182.


"Destinada a nacer"


Lauren Pulliam al año y cuatro meses


Como voluntaria de la organización Birthright ("Derecho a Nacer"), que ayuda a las mujeres embarazadas en situaciones críticas, había realizado cientos de pruebas de embarazo en adolescentes. Pero cuando tuve que hacérsela a mi propia hija, Kristen, de 17 años, tenía un nudo en la garganta. El examen dió positivo y mi hija comenzó a llorar.

Durante los próximos días utilicé toda mi experiencia para aconsejar a Kristen. Le dije que la ayudaríamos con el bebé, pero no con el aborto. Me dijo que no se practicaría el aborto, que quizás la adopción era lo mejor en su caso.

Pero luego su comportamiento empezó a cambiar. Se volvió callada y distante. Yo sabía que alguien estaba tratando de hacerle cambiar de decisión y tenía que saber quién era. Pronto me enteré.

Resultó ser que mi hija, aconsejada por una "amiga", había llamado a Planned Parenthood (Paternidad Planificada) [la filial de la IPPF en EE.UU., la organización más abortista del mundo]. Allí le dijeron que ella era lo suficientemente grande como para tomar sus propias decisiones, que un bebé cambiaría su vida para siempre, que ellos la "apoyarían" y, lo peor de todo, que en todo caso no necesitaba el consentimiento de sus padres.

Kristen decidió entonces practicarse el aborto. Nuestra oración se volvió más profunda y desesperada. El día de la cita salió de la casa en silencio, retraída y con la mirada vacía. Nuestro hogar parecía una tumba.

Cuatro semanas después, regresó histérica de su chequeo en la oficina de Paternidad Planificada. Le dijeron que todavía estaba embarazada. El aborto había fracasado. Sus "amigos" de Paternidad Planificada estaban atemorizados e intentaron darle una cita para otro aborto, pero Kristen se fue corriendo y regresó a casa.

Yo misma intenté hablar con el personal de Paternidad Planificada, pero nadie quiso atenderme.

Luego fuimos a un ginecólogo para comprobar el estado del bebé. Era una niña. Mi hija me dijo: "Escuché los latidos de su corazón. ¡Esta viva!". La vimos moverse por medio del ultrasonido, parecía estar perfectamente bien. Pero luego el médico, muy serio, nos dijo que la bebé tenía varias anormalidades y le preguntó a Kristen si quería continuar con el embarazo. Ella le contestó firmemente que sí. ¡Este hombre también quería ver a mi nieta muerta!

Luego fuimos a un ginecólogo pro vida, quien, gratamente sorprendido nos dijo: "Esta bebita estaba destinada a nacer". Y efectivamente, Lauren nació pensando seis libras y en perfecto estado. Cuando contemplé su rostro por primera vez me vino a la mente una canción de la iglesia que dice: "Tu sufriste al morir, compartamos ese dolor; luego, desafiando la muerte, seguiremos vivos en la Resurrección".

Fuente: Testimonio de Pat Pulliam, "Lauren Pulliam: 'Meant to Be'", HLI Reports (marzo de 1992): 8-9.


Sobrevivió el aborto y las mentiras de los abortistas


Yamile en el regazo de su madre
y la Sra. Magaly Llaguno,
Coordinadora para Latinoamérica
de Vida Humana Internacional.


Cuando Maggie Muñoz se dio cuenta de que estaba embarazada, creyó que su única opción era el aborto; era una madre soltera con cuatro hijos. Sus amigos y familiares le dijeron que ya tenía demasiados hijos y que el aborto era la "solución" adecuada.

El ultrasonido reveló que tenía once semanas y media de embarazo. Le practicaron un aborto de dilatación y curetaje (D&C) y regresó a casa sintiéndose enferma y deprimida.

Dos semanas después una empleada de la clínica de abortos llamó a Maggie y le dijo que el informe del patólogo indicaba que no todo le había sido retirado del útero durante el aborto. Regresó a la clínica y la empleada hizo otro examen de ultrasonido que mostró una bebé en el útero, ¡todavía con vida! Pero la empleada le mintió a Maggie diciéndole que lo que había en el útero era sólo "tejido retenido". Le dieron una cita para la siguiente semana para un segundo aborto. Pero Maggie ya no confiaba en el personal de la clínica y decidió ir a su propio ginecólogo. Éste le hizo otra prueba de ultrasonido, ¡y le mostró a Maggie su bebita de 15 semanas!

La bebé nació el 18 de mayo de 1992, completamente saludable y en perfecto estado. Maggie le da gracias a Dios todos los días por su hija Iyamile.

Fuente: Adaptación de un artículo publicado en el boletín del Right to Life League of Southern California (otoño de 1992).


Su hijo sobrevivió el aborto y ahora ambos protestan ante la clínica
donde él había sido condenado a morir.


Joshua Vandervelden en un congreso de sobrevivientes del aborto,
organizado por Human Life International


Cuando Linda Noie lleva a cabo piquetes frente a la clínica de abortos al lado de su casa, muestra un letrero que dice: "¡No podemos olvidar a los hijos abortados!". Y ciertamente Linda no puede olvidar a su propio hijo, al cual casi abortó: Joshua es un recuerdo constante.

El 12 de enero de 1979, Joshua era el blanco del aborto en una clínica del Estado de Wisconsin, EE.UU. Pero Dios tenía otros planes para él. El abortista fracasó en su intento de practicar el aborto. Ahora Joshua se une a su madre para llevar a cabo piquetes frente a la misma clínica donde antes había sido condenado a morir.

A través de esta traumática experiencia Linda se convirtió a la postura pro vida. Cuando le dijeron que la casa al lado de la clínica de abortos estaba disponible, Linda le pidió a Dios que la guiara y sintió que el Señor le decía: "Ahí es donde quiero que vivas". Linda y Joshua se mudaron y desde entonces muestran un letrero que dice: "¡No podemos olvidar a los niños abortados"!

Fuente: Primer Congreso de Sobrevivientes del Holocausto del Aborto, del 29 de abril al 3 de mayo de 1992, en Ottawa, Canadá, organizado por Human Life International.


"Cada uno tiene su propia razón de ser...
no importa el ambiente ni las circunstancias en que fue engendrado."


Iván Solórzano


La mamá de Iván, Nubia Ovando Chávez, que hoy tiene 48 años, fue violada por su jefe, un abogado de edad madura, hace 26 años. De esa violación quedó embarazada.

Su familia la maltrató y la obligó a someterse a un aborto. Incluso, la hacían dormir en el suelo. La sometieron a maniobras abortivas cuando estaba muy próxima al cuarto mes de gestación. Sin embargo, no lograron que se produjera el aborto. En ese intervalo, Nubia sintió los primeros movimientos de su bebé y no permitió una ulterior intervención, pues desde ese momento amaba al niño profundamente. Decidió tener a su hijo a pesar del repudio de su familia y, estando embarazada, se casó con su novio, quien aceptó sus circunstancias y reconoció al niño como suyo, dándole su apellido.

Iván Solórzano Obando nació el 26 de noviembre de 1966. Tenía una lesión en la pierna izquierda que la madre atribuye a los intentos abortivos, lesión que requirió cirugía ortopédica cuando tuvo dos años de edad. Nubia todavía sufre por ello, pues Iván quedó cojeando de esa pierna. Posteriormente Nubia tuvo seis hijos más, pero dice que Iván es el que está más cerca de su corazón.

Cuando Iván cumplió los 17 años, Nubia le contó su historia. El muchacho quedó profundamente impresionado y confuso. Experimentó un rechazo hacia su madre, al mismo tiempo que se negaba a creer que estuvo a punto de ser abortado. Desde entonces empeoró su relación familiar y discutía con su madre cuando ésta trataba de orientarlo, preguntándole por qué se preocupaba tanto por él en ese momento cuando en el pasado intentó abortarlo. Gracias a Dios, hoy en día ha mejorado bastante su relación con ella, desde que le hemos tratado.

Iván piensa que "cada uno tiene su propia razón de ser y que cada ser humano tiene el derecho a la vida, no importando el ambiente ni las circunstancias en que cada cual ha sido engendrado".

A Iván le impresionó mucho la película sobre el aborto "El grito silencioso". Es contrario al aborto y está dispuesto a luchar por la vida. Piensa que cada ser humano debe ser responsable de sus acciones, para que después no tenga que lamentar una tragedia.

Fuente:
Información suministrada por el Dr. Rafael Cabrera Artola, Coordinador de la filial de Vida Humana Internacional en Nicaragua, 1o de abril de 1992.


"Todavía busco el amor de mi madre."


Imre Teglasy en
el Primer Congreso
de Sobrevivientes del
Holocausto del Aborto,
en Ottawa, Canadá.


Por ser militar y católico, mi padre fue declarado "de la clase enemiga" por el nuevo régimen comunista que azotó Hungría después de la II Guerra Mundial. Su casa fue saqueada y lo expulsaron de Budapest, junto a su mujer y a sus dos hijos. Lo enviaron a Puszta, la Gran Planicie Húngara, donde los obligaron a permanecer. Mi padre apenas pudo conseguir un empleo y como resultado él y su familia pasaron mucha hambre y necesidad.

En esta triste situación su esposa se dio cuenta de que estaba embarazada. Mi padre trató de defenderme, pero mi madre no quería que viniera al mundo. Aprovechando la ausencia de mi padre, mi madre trató de abortarme en casa de varias maneras, la última de ellas fue utilizando píldoras de quinina, pero la dosis no fue lo suficientemente efectiva y yo llegué a nacer.

Once años después me enteré de todo esto fortuitamente a través de una conversación entre un familiar y mi padre (quien para entonces se había divorciado de mi madre precisamente por causa del intento de aborto). Lloré toda la noche y no me podía explicar por qué mi madre quiso abortarme.

Actualmente tengo 40 años y soy uno de los editores del boletín de la Sociedad para Salvar a los Niños por Nacer en Budapest. Pero todavía no encuentro una respuesta de por qué mi madre quiso abortarme. Todavía me pregunto dónde está mi madre y cómo puedo amarla. Necesito su amor mientras viva.

Tengo un cuadro encima de mi cama con la foto de la escultura de la Pietá de Miguel Angel. María es la Patrona de Hungría y ahora ella es mi madre y también mi esperanza y mi confianza.

Fuente: Testimonio de Imre Teglasy en el Primer Congreso de Sobrevivientes del Holocausto del Aborto, del 29 de abril al 3 de mayo de 1992, en Ottawa, Canadá, organizado por Human Life International.



"Nunca hubiese creído lo que me dijo, si no fuera porque lo oí de sus propios labios."

Cuando fui a visitar a mi madre enferma nunca imaginé que recibiría la sorpresa de mi vida. Durante la visita hablamos sobre los embarazos y el aborto. Le dije a mamá que no culpaba tanto a las mujeres que se practicaban abortos como a los abortistas, ya que ellas no sabían lo que hacían ni a dónde ir, ni tampoco que había personas y grupos dispuestos a ayudarlas. Mi madre me dijo que estaba de acuerdo conmigo, luego me contó que ella misma había intentado abortarme.

Me explicó que cuando estaba embarazada de mí tenía mucho miedo. Era la época de la depresión en EE.UU., todo escaseaba. Me contó que ella misma se provocó el aborto y consiguió abortar a mi hermano gemelo. Desde entonces me esfuerzo más por impedir la matanza legal de los bebés por nacer.

Mi madre ya ha muerto, pero Dios me ha mostrado que Él la ha perdonado. A pesar del dolor que le causaba, mi madre se dedicó a apoyar a mi otro hermano en la labor pro vida desde 1960 y luego a mí en lo mismo. De manera que de la tragedia de mi madre ha surgido mucho bien, gracias a Dios.

Fuente: Testimonio de June Bustos durante el Primer Congreso de Sobrevivientes del Holocausto del Aborto, del 29 de abril al 3 de mayo de 1992, en Ottawa, Canadá, organizado por Human Life International. Actualmente la Sra. Bustos es madre, abuela y voluntaria de la organización pro vida Shield of Roses (Escudo de Rosas). También es hermana del Sr. Kenneth Fisher, el líder pro vida que fundó la organización Holy Innocents Reparation Committee (Comité de la Reparación de los Santos Inocentes).


Nace "bebé milagro" de madre sometida a aborto químico en EE.UU.


Miami, 16 de mayo, 01 (ACI).- Una joven de 19 años del estado de la Florida celebró un inesperado pero feliz Día de la Madre el domingo pasado cuando nació su hija sana, pese a habérsele inyectado el abortivo químico methotrexate en una clínica de abortos.
El diario St. Petersburg Times del norte de la Florida informó del sorprendente nacimiento de la "bebé milagro", Alexandria Nicole Saia, nacida el 5 de abril.
Cuando tenía 18 años, Nicole Saia descubrió que estaba embarazada y fue inmediatamente presionada por el enamorado para someterse a un aborto. "Cuando fui a la clínica abortista -cuenta Nicole- hablé con la consejera.
Yo estaba llorando y le dije que no quería hacerlo y que no estaba preparada para ello; pero ella le dijo al doctor que yo estaba bien y que debía seguir con el procedimiento".
Sin embargo, dos días después de habérsele inyectado la methotrexate -un agente químico mortal para el bebé en formación- Nicole cambió de idea, le contó a sus padres de su decisión y la familia decidió rezar y confiar al niño por nacer a Dios.

"Yo le dije: 'lo primero que vamos a hacer es rezar y ponerte en las manos de Jesús, porque definitivamente esto está fuera de las nuestras," relata Joan Saia, la hoy feliz abuela.

Al día siguiente, Nicole llamó a la clínica de abortos para averiguar qué hacer, pero ellos le dijeron que "el embrión ya estaba muerto y no había nada que hacer", sigue relatando Joan. "Luego llamó a la farmacia para preguntar sobre los efectos del fármaco y le dijeron que el bebé podía estar todavía vivo, pero con serias deformidades.

El Dr. Steven Roth, un especialista del Genesis Women's Center en Inverness, a quien Nicole y su familia recurrieron, decidió intervenir en el caso, pero le preguntó a Nicole si estaba realmente dispuesta a hacer todo lo posible por salvar al bebé.

Ante la enfática respuesta afirmativa, el galeno trató a Nicole con Leukovorin, un fármaco que se utiliza en tratamiento de cáncer para contrarrestar el efecto destructivo de la quimioterapia. El tratamiento no sólo permitió salvarle la vida de la bebé, sino, milagrosamente, prevenir cualquier malformación.

El Dr. Roth, ha coincidido con Nicole y su familia que el nacimiento normal de la niña es un milagro de Dios. "Nunca en mi vida había recetado Leukovorin. Tuve que llamar a un especialista amigo para averiguar la dosis", dijo el Dr. Roth. "Creo que Dios intervino al abrirme la mente a la idea de ensayar esa opción de tratamiento centrado en solamente proteger al bebé".

"Definitivamente Dios estuvo allí desde el primer momento", agregó el médico, quien describió a Nicole como una mujer muy valiente por su cambio de decisión.

Nicole, quien próximamente concluirá su bachillerato en administración de empresas en la Universidad de Saint Leo, dice que no es nada fácil ser una madre soltera. A pesar de la asistencia de sus padres y su hermana menor, y con la ayuda de su abuela, que vive en la casa contigua, descubre que "es muy difícil criar a un bebé a esta edad, pronto debo regresar a trabajar y sigo con el temor de que algo salga mal".

"Sin embargo -agrega Nicole- "no cambiaría a mi hija por nada del mundo. Toda mi familia ha sido maravillosa, además del apoyo que he recibido desde fuera. El "Life Choice Care Center", me ayudó emocionalmente a lo largo de mi embarazo. Mi iglesia y mi universidad también. No podría haber deseado una familia mejor o una mejor red de apoyo".

(Tomado de ACI Digital - Diario - )

viernes, 15 de abril de 2011

Un método abortivo: el DIU


Además de matar al embrión el DIU produce efectos "secundarios" y esterilidad provocados por su uso, llegando en algunos casos, incluso hasta la muerte de la usuaria


Es inadmisible la afirmación de que el DIU no es abortivo, cuando las mismas revistas especializadas y hasta la Organización Mundial de la Salud en sus informes al respecto, así lo reconocen explícitamente. Tanto es así, que mientras fue ilegal el aborto fue prohibida su comercialización e implantación en los mismos Estados Unidos .

El Laboratorio que fabrica y distribuye el Para Gard, DIU de última generación, modelo T 380 A en Estados Unidos, distribuye en forma obligatoria, un formulario con una extensión de 11 páginas, de carácter de declaración jurada, la que debe ser rubricada por la interesada en su colocación, en 12 oportunidades. En la misma se informa sobre todas las contraindicaciones y efectos secundarios que les puede ocasionar el DIU.

Recordemos que el nombre T de cobre le es dado por una membrana galvanizada de cobre que recubre al cuerpo plástico en forma de "T" que tiene el dispositivo.

Por sus características anatómicas, se advierte que el DIU no es un dispositivo de barrera, es decir, no impide la libre circulación de los espermatozoides hasta encontrarse con el óvulo. Su función, en realidad, es, como agente exógeno al organismo femenino, producir irritación e inflamación en las paredes internas del útero (endometrio), con lo cual, lo hace pasible y propenso a contraer una serie de infecciones muy delicadas y que imposibilitan que el óvulo fecundado por el espermatozoide (huevo) puede anidar o implantarse en esa pared. Esto lleva a que se desprenda y provoque un sangrado intermenstrual en el cual es expulsado. Es decir, un aborto.

La declaración jurada antes mencionada, elaborada por el mismo Laboratorio, explica lo dicho de la siguiente forma: "Cómo actúa el Para Gard: Todavía no se comprende exactamente la manera en que el Para Gard impide el embarazo. Se han sugerido varias teorías, entre ellas, la interferencia con el transporte, la fecundación y la implantación de espermatozoides. Los estudios clínicos con el DIU portadores de cobre indican que la fecundación se altera, ya sea porque varía el número de espermatozoides o por la falta de viabilidad de éstos. Los DIU no inhiben la ovulación (producción y liberación de un óvulo de los ovarios). El Para Gard no siempre evita la producción de embarazos ectópicos (el embarazo fuera del útero, llamado a veces embarazo tubárico). El embarazo ectópico puede requerir cirugía y dejarla incapacitada para tener hijos; en algunos casos puede causar la muerte".

"Todavía no se comprende...", "Se han sugerido varias teorías...". En buen cristiano, vemos que el mismo fabricante reconoce no saber cómo es anticonceptivo. En realidad, porque no lo es. Y habla de evitar la "implantación de espermatozoides". ¡Como si el espermatozoide pudiera implantarse por sí solo en el útero!

Más adelante, la misma declaración jurada sentencia: "Factores especiales de riesgo: ...Los datos indican que hay más posibilidades frente a otras mujeres, de que las usuarias del Para Gard contraigan una grave infección denominada enfermedad inflamatoria pélvica (EIP), especialmente si mantienen relaciones sexuales con múltiples compañeros. La EIP es el término médico conque se designa la infección del área pélvica superior. En esta área se encuentra el útero (matriz), las trompas de Falopio, lo ovarios y los tejidos circundantes (La vaginitis, o infección local de la vagina, no es EIP, pero puede llevar a ella). Los estudios realizados indican que el mayor número de casos de EIP se producen poco después de la inserción del DIU y hasta 4 meses después. La EIP puede causar obstrucción permanente de las trompas, esterilidad, embarazo ectópico o, en raras ocasiones, la muerte. Si ud. tiene ahora o ha tenido alguna vez EIP, no debe usar el Para Gard. La EIP es una infección causada por la gonorrea, clamidias u otros organismos microscópicos. La EIP es a menudo una enfermedad de transmisión sexual (ETS o EV)..."

Vemos pues, que el DIU no solo no es anticonceptivo, sino que es abortivo, favorece las enfermedades de inflamación pélvica, la obstrucción de las trompas de Falopio, la esterilidad definitiva, los sangrados constantes (y por consecuencias, anemias, debilitamiento, etc.) y, en algunos casos, hasta la muerte de la usuaria.

Muchas cosas se clarifican cuando nos enteramos que el dueño de la patente del para Gard es el propio Consejo de Población, organismo vinculado a la Fundación Rockefeller y consultor de la ONU, junto a Gyno Pharma, una pequeña corporación farmacéutica establecida como frente a petición del propio Consejo de Población.

El laboratorio Schering Argentina S.A.I.C. comercializa en nuestro medio el DIU de tercera generación "NOVAT", para cuya propaganda agrega un rótulo que reza: "Método avalado por el Population Council" (Consejo de Población).

A tal fin, ha publicado una serie de cuadernos en donde brinda iformación sobre contraceptivos.

En el cuaderno Nro. 1, titulado "Contracepción" (escrito por Gerd K. Doring; sin fecha de publicación), al referirse a la acción del diu, dice: "Los anillos intrauterinos y las espirales impiden la implantación del huevo fecundado en el endometrio" (pág. 13).

Y en el cuaderno Nro. 4, titulado "Ginecología y obstetricia" (escrito por Adolf Eduard Schindler y Eva-María Schindler; Bs. As. Argentina, 1.989), se dedica todo un apartado a la contracepción postcoital (págs. 17 a 19), eufemismo para referirse a métodos y prácticas abortivas. En esas páginas, se menciona el DIU, y entre otras cosas afirma: " Se puede lograr una contracepción postcoital relativamente segura hasta 4-6 días después del coito sin protección, mediante la colocación de un DIU..." Desde luego, después de 6 días, si las condiciones orgánicas de la mujer eran favorables, la fecundación ya se produjo, ya hay nueva vida, ya hay persona. Pero todavía no ocurre la anidación del huevo en el endometrio, por lo que la colocación del DIU es viable para impedirla definitivamente. Estamos lisa y llanamente frente a una práctica abortiva.

Por si persisten las dudas, el cuaderno sigue, y al mencionar las indicaciones para la colocación del DIU, entre otras, enumera:

". Planificación familiar cumplida, pero no se desea la esterilización;
. Directamente en la interrupción del embarazo;
. Como contraceptivo postcoital";
Y al mencionar las complicaciones posibles con el uso del DIU, afirma:
"... Inflamación del cuello y de los genitales internos...
. Perforación;
. Aumento del índice de embarazos extrauterinos;
. Gestaciones intrauterinas";

Nos permitimos remitirnos a un artículo de actualización científica publicado en la "Revista de la Facultad de Ciencias Médicas de la Universidad Nacional de Cuyo, República Argentina. 1.989 VOL. XI Nro. 1"

En este artículo, titulado "Dispositivo intrauterino y embarazo", encontramos afirmaciones y sentencias como las siguientes:

. "Si una portadora de DIU se embaraza, esta situación puede resultar complicada, más allá de posición que pueda adoptar la pareja sobre el futuro de dicha gestación. Es muy probable que el embarazo termine en un aborto espontáneo del primer o segundo trimestre... ...Si no se extrae el DIU, aproximadamente 50 % de los embarazos ortotópicos abortan espontáneamente... O sea que esta situación representa de 3 a 5 veces más que la tasa de abortos espontáneos en usuarias de otros métodos. Algunos estudios evidencian que más de la mitad de dichos abortos ocurren el el 2do. trimestre. En 1.984 en los Estados Unidos se publicó un trabajo respecto a 539 mujeres con DIU, que tenían 26 veces más probabilidades de tener un aborto espontáneo séptico en el 2do. trimestre respecto a las mujeres embarazadas sin DIU. Evidentemente que las complicaciones infecciosas en el 2do. trimestre son más graves que las de aborto espontáneo temprano".

Y continúa: "Otro de los problemas que pueden plantearse es el de las anomalías congénitas que suelen presentarse en los embarazos de las portadoras de DIU... Mishell estudió los tejidos expulsados de mujeres que abortaron espontáneamente y eran portadoras de DIU. En su estadística, 21 de 110 presentaron anomalías embrionarias".

Después agrega: "Si recordamos la acción del DIU, se puede decir que éste disminuye la nidación uterina en 99,5 % y en trompa en 95 %. Por lo tanto, si ocurre un embarazo con DIU, hay mayor posibilidad que sea ectópico".

Y remata afirmando: "Hace pocos años ha llamado la atención el incremento de E.I.P (enfermedades de inflamación pélvica) debido a las enfermedades sexuales transmisibles y se ha sugerido que se produce con mayor freuencia en casi 50 % de las portadoras de DIU. La prueba epidemiológica de esta hipótesis viene de los estudios que muestran un aumento de las tasas con una mayor duración de uso el DIU".

Termina el artículo: "Por último, dos palabras sobe la recuperación de la fertilidad de aquellas que abandonan el uso del DIU. La recuperación no depende del tipo de DIU ni del tiempo de uso, sino de la gravedad del daño que éstos ocasionan".

Firma el artículo el mismo Dr. Héctor Osvaldo Lotfi, por entonces, Profesor titular de Clínica Ginecológica de la Facultad de Cs. Médicas de la U.N.C.- Mendoza - Argentina..

José Murri.


Fuente: Arbil.org

martes, 12 de abril de 2011

Respuestas de sentido común a los argumentos a favor del aborto

Dr. Norman L. Geisler

Dr. Norman Geisler is author or coauthor of some fifty books and hundreds of articles. He has taught at the university and graduate level for nearly forty years and has spoken or debated in all fifty states and in twenty-five countries. He holds a Ph.D. in philosophy from Loyola University and now serves as President of Southern Evangelical Seminary, in Charlotte, NC.

El aborto es el asesino número uno de Estados Unidos. Cinco mil personas mueran al año a causa del cigarrillo, y veinte mil por conductores ebrios, pero sólo en los primeros diez años de la legalización del aborto, el país perdió catorce millones de vidas. Todas las guerras de nuestro país han matado un poco menos de 1,5 millones de personas. Sin embargo, en un solo año matamos esa cantidad de bebés mediante abortos.

* ¿Cómo sabemos cuándo comienza la vida humana?
* ¿Acaso no tiene la madre el derecho de controlar su propio cuerpo?
* El bebé que no ha nacido no es realmente humano hasta que nace, ¿no es cierto?
* Los bebés que no han nacido no son seres conscientes, ¿no es cierto?
* ¿Acaso no tiene todo niño derecho a una vida significativa?
* ¿No es preferible tener un niño abortado que un niño abusado?
* Si no detenemos la superpoblación, ¿no nos moriremos de hambre?
* Pero ¿no está el movimiento pro-vida legislando la moralidad?
* ¿Y qué de los niños mentalmente retardados?
* ¿Por qué la víctima de una violación tiene que verse forzada a tener un hijo
que no desea tener?
* Ya que la gente va a tener abortos de todas formas, ¿por qué hacerlos legales?
* ¿No está el movimiento pro-vida proyectando su moralidad sobre los demás?
* ¿Acaso no es el aborto la solución para los embarazos no deseados?
* ¿Por qué permitir que nazca un bebé no deseado?

"Nadie sabe cuándo comienza la vida humana."

Respuesta: Si nadie sabe cuándo comienza la vida, podría ser en la concepción. Si comienza en ese punto, entonces el aborto es asesinato. ¿Podemos justificar matar lo que podría ser un ser humano? ¿Deberíamos disparar a un objeto que se mueve en el bosque si no estamos seguros si es o no humano? Entonces tampoco deberíamos matar bebés si no estamos seguros de que no son humanos.

En realidad, sí sabemos cuándo comienza la vida humana. Comienza en la concepción. Un espermatozoide, con sólo 23 cromosomas, no es un ser humano; tampoco lo es el óvulo, con sus 23 cromosomas. Pero, cuando se unen en una entidad con 46 cromosomas, el resultado es un ser humano. Esto es un dato médico. Genéticamente, el huevo fertilizado es un ser humano, con su propio código e identidad características de por vida. De ahora en más, es simplemente una cuestión de su crecimiento y no de lo que es.

Para el séptimo día de vida, está implantado en el útero, su hogar durante los próximos nueve meses. Para el día 17, se han formado los glóbulos rojos y el corazón. Para el día 24, hay un latido de corazón. Para el día 30, ha crecido 10.000 veces su tamaño original y tiene millones de células. A las seis semanas, su sistema nervioso está controlando su propio cuerpo. Ahora tiene una apariencia claramente humana. Para el día 45, tiene sus propias ondas cerebrales, que mantendrá de por vida. A las siete semanas, tiene todos los órganos internos de un adulto (aunque pesa sólo un gramo y mide menos de dos centímetros y medio). A las ocho semanas, están formados todos los órganos externos. Entre la semana nueve y diez, puede beber y respirar el líquido amniótico. De ahí en más, es sólo una cuestión de crecimiento. Antes de nacer, puede chuparse el dedo, llorar (si tuviera aire) y reconocer la voz y el latido de corazón de la madre. En resumen, es un ser humano minúsculo que está creciendo.


"La madre tiene el derecho de controlar su propio cuerpo."


Respuesta: Ante todo, un bebé no es parte del cuerpo de la madre. Es un ser humano individual, con su propio cuerpo aparte. Es cierto que la madre está "alimentando" al bebé que está en su interior, ¿pero tiene una madre el derecho de dejar de alimentar a su bebé después que ha nacido? Esto sería asesinato por inanición, y cortar la fuente de vida de un bebé antes de nacer es también un acto moralmente culpable.

Segundo, aun cuando el bebé que no ha nacido fuera parte del cuerpo de su madre, no sería cierto que tiene el derecho de hacer todo lo que quiera con su propio cuerpo. Por ejemplo, no tiene el derecho moral de mutilar su propio cuerpo cortándose una mano o un pie. Ni tiene tampoco el derecho de matar su propio cuerpo (suicidarse).

Rara vez completan los abortistas correctamente la frase que proclaman tan locuazmente. "Una mujer tiene derecho sobre su propio cuerpo..." ¿Derecho de hacer qué cosa? ¿Derecho a asesinar? Esto no tiene sentido. No hay ningún derecho moral de hacer un mal moral. Pero, si el bebé que aún no ha nacido es un ser humano, entonces el supuesto derecho de la madre resulta ser un "derecho" de hacer un mal: de asesinar. Por supuesto, es absurdo decir que una madre (o ninguna otra persona) tiene el derecho de asesinar.


"El bebé que aún no ha nacido no es realmente humano hasta que nace."

Respuesta
: Antes que nada, si no es humano antes de nacer, entonces ¿qué es? No es un mineral o un vegetal. No es un animal, como un perro o un mono. De hecho, no es para nada un animal; es un ser humano. Las vacas dan a luz vacas; los caballos, caballos. Ningún médico tiene alguna dificultad para identificar a un perro no nacido como un perro, o un cerdo no nacido como un cerdo. ¿Por qué tiene que haber alguna duda acerca de un humano no nacido?

¿Significa esta afirmación que son humanos sólo cuando cambian su ubicación y salen del vientre? ¿Desde cuándo la humanidad de una persona está determinada por dónde vive? La diferencia entre los bebés que han nacido y lo que no han nacido no es su naturaleza esencial; es sólo una cuestión de tamaño y ubicación. Una característica accidental o circunstancial como el tamaño o el lugar no puede determinar si un ser es humano o no.


"Los bebés no nacidos no son seres conscientes."

Respuesta: Esta objeción supone que uno debe tener conciencia para ser humano. Pero, si la conciencia determina la condición de humano, entonces los adultos que están durmiendo no son humanos. Y si la conciencia es la prueba de la condición de humano, entonces cada vez que alguien entra en coma pierde instantáneamente su condición de humano. La conclusión lógica de esto es que nunca sería asesinato matar a una persona inconsciente. ¡Así que todo lo que necesita hacer un asesino para eludir la acusación de asesinato sería dejar inconsciente a su víctima antes de dispararle!

Además, los bebés en el vientre están conscientes. Ya entre las cuatro o seis semanas después de la concepción tienen sus propias ondas cerebrales, que mantendrán de por vida. La ausencia de ondas cerebrales se considera una señal de muerte; ¿por qué, entonces, no se considera la presencia de ondas cerebrales como señal de vida? Y ya a los tres meses después de la concepción los bebés reaccionan a los estímulos. Pueden sentir conscientemente la presión y el dolor.

Finalmente, no es la conciencia como tal la que distingue a un ser humano de un animal, sino más bien la conciencia de sí mismo. Porque los animales superiores son conscientes también. sin embargo, la conciencia de sí mismo no ocurre hasta que un niño tiene unos 18 meses. Así que, según la lógica abortista, matar a cualquier persona por debajo de los 18 meses de edad podría ser considerado un "aborto" justificado. (Si bien este punto de vista no es aceptado ampliamente aún, algunos científicos destacados ya están propugnando que los bebés no tengan capacidad legal hasta que tengan varios días de vida. Para entonces, argumentan, todas las pruebas de integridad se habrán completado, y podrá determinarse si debe permitirse a ese bebé específico vivir o no.)


"Todo niño tiene derecho a un vida significativa."

Respuesta: Ante todo, ¿cuáles son los criterios para una vida significativa, y quién decida si una vida es significativa o no? ¡Este tipo de razonamiento ha ido tan lejos ya que algunos tribunales han condenado a padres por dar a luz niños que sabían de antemano, por pruebas prenatales, que serían deformes!

Debemos tener presente que esta misma lógica lleva al asesinato de seres humanos más grandes que son deformes y que viven en otras partes (es decir, fuera del vientre). La lógica de los abortistas conduce inevitablemente al infanticidio y a la eutanasia. Aun algunas personas a favor del aborto (Joseph Felcher, por ejemplo) admiten que los dos temas están vinculados lógicamente. De hecho, habría una mayor justificación lógica para quitar la vida de alguien que ya se sabe que es deforme que uno que las pruebas prenatales sólo han indicado que podría serlo.


"Es mejor tener un niño abortado que un niño abusado."

Respuesta: En primer lugar, esto supone que la falta de abortos de bebés no deseados conduce al abuso. Las estadísticas demuestran justamente lo contrario. Los casos de abuso infantil en realidad crecieron con el aumento de los abortos. Aparentemente, el poco aprecio por la vida humana que se refleja en la aceptación del aborto se extiende desde la actitud antes de nacer a la actitud después de nacer hacia los hijos.

Segundo, la objeción supone erróneamente que el aborto no es en sí mismo un verdadero abuso. De hecho, el aborto es uno de los peores abusos que puedan hacerse a un ser humano. El procedimiento del aborto mismo es espantosamente abusivo. Un procedimiento común arranca el tejido de la diminuta e indefensa criatura no nacida y la despedaza mediante una succión violenta, y estos pedazos luego son arrojados al tacho de basura. El método de aborto D&C usa un instrumento agudo para cortar al bebito en pedazos; luego se lo raspa del útero y es arrojado a la basura. El método salino reemplaza el líquido amniótico que rodea al bebé con agua salada; la salmuera en la que está sumergido el bebé entonces se come la piel, y cuando el bebé inhala este agua salada, se quema de adentro para afuera. Este proceso difícilmente pueda denominarse "paternidad responsable," como les gusta llamarlo a los abortistas.

Aparte de la forma abusiva y cruel en la que el bebé sufre la muerte, está el abuso adicional (y final) del asesinato mismo. No sólo es abusado el bebé en la forma de morir, sino es abusado al perder el privilegio de la vida misma. A la luz de esto, es un razonamiento retorcido el que dice que el aborto evita el abuso. El aborto es abuso, y uno de los peores abusos posibles.

Finalmente, si podemos asesinar a los no nacidos para impedir un abuso potencial, entonces ¿por qué no asesinar a los nacidos que están sufriendo un abuso real? O, para decirlo de otra forma, si protegemos a los nacidos que están sufriendo abuso infantil, ¿no deberíamos con más razón proteger a los no nacidos, que son aún más indefensos? El aborto es abuso infantil del peor tipo.


"Debemos detener la superpoblación, porque si no moriremos de hambre."

Respuesta: Los abortistas plantean un dilema falso. Debemos escoger entre el aborto y la superpoblación. Hay otras alternativas. Primero, el control de la natalidad puede limitar la superpoblación sin asesinatos. La verdadera elección está entre controlar la población matando a los inocentes o sin matarlos. Aquí, como en otras partes, un gramo de protección equivale a un kilo de curación.

Además, el hambre no es el resultado automático del aumento de población. El hambre no es un problema sencillo que desaparecería automáticamente si sólo hubiera menos personas. El hambre y la pobreza no han sido eliminados en Estados Unidos, a pesar de toda nuestra abundancia y productividad agrícola. Ni es tampoco la dificultad una escasez de tierra cultivable. Los estudios han demostrado que la tierra cultivable de todo el mundo puede sustentar una población mundial varias veces la actual. Los verdaderos problemas son sociales y políticos, y no numéricos.

Finalmente, ¿quién recomendaría que matemos a todos los que reciben asistencia social, sólo porque no pueden ganarse el alimento que necesitan? Entonces, ¿por qué deberíamos matar a las personas que pensamos que podrían ser pobres? Aquellos que son pobres serían los candidatos más probables de nuestra lista de víctimas. Es interesante que los que sugieren el aborto como un medio para combatir la superpoblación pocas veces ofrecen sus propias vidas como una forma de reducir la población. Sin embargo, ¡con gusto ofrecen el sacrificio de seres humanos inocentes e indefensos para que ellos mismos no se mueran de hambre! ¡Qué atentos son!


"No podemos legislar la moralidad."

Respuesta: Ante todo, si esto fuera así entonces tendríamos que desprendernos de toda la moralidad legislada que tenemos ahora en los libros. Podríamos comenzar rescindiendo nuestras prohibiciones contra el asesinato, la crueldad, el robo, el abuso infantil, el incesto y la violación. Todos estos son ejemplos de una moralidad legislada. También podríamos eliminar las leyes contra la esclavitud, junto con las leyes de derechos civiles, porque estas también legislan el comportamiento moral. Claramente estaría mal hacerlo, y no hay muchos abortistas que sugieran que nos deshagamos de alguna de estas leyes. Si así fuera el caso, entonces ¿por qué no deberíamos tener leyes para proteger los derechos morales de los bebés no nacidos?

Además, la actual ley de aborto a solicitud misma es un ejemplo de legislación de la moralidad. Porque dice, en efecto, que es moralmente correcto tomar la vida de un ser humano no nacido. De hecho, es imposible (e indeseable) evitar legislar la moralidad. La meta de toda buena legislación debería ser poner en leyes lo que es justo y correcto. Y no hay forma en que pueda considerarse correcto quitar el derecho a la vida de un ser humano inocente. Porque el derecho a la vida es la puerta para otros derechos. Sin vida no hay derecho a ninguna otra cosa.

Finalmente, cambiar una ley puede ayudar a modificar la opinión pública con relación al mal moral. En Estados Unidos, por ejemplo, la proscripción de la esclavitud ayudó a cambiar la actitud general con relación a la moralidad de la esclavitud. Hoy, hasta la mayoría de los descendientes de los dueños de esclavos creen que la esclavitud está mal.


"Ningún niño retardado mental debería ser traído al mundo."


Respuesta: Vale la pena notar que ninguna organización de padres con niños retardados mentalmente ha apoyado el aborto a solicitud. Todas las familias que conozco con niños con Síndrome de Down los consideran con verdadero gozo por la capacidad que tienen de mostrar un amor sincero.

Los niños retardados son humanos, y matarlos significa matar a humanos. Sólo porque los no nacidos son más pequeños (e indefensos) no justifica matarlos. De nuevo, la lógica mediante la cual los abortistas justifican los abortos terapéuticos también justificaría el infanticidio.

Tomemos, por ejemplo, dos bebés que nacieron en Austria varios años atrás. Uno era un niño saludable por el cual la madre estaba contenta. La otra era una niña. Tenía Síndrome de Down, y su madre estaba apenada. No obstante, esta madre amaba a la niñita y le enseñó a valerse por sí misma. Un día la madre tuvo un infarto que la dejó impedida. Su hija retardada asumió su cuidado por el resto de su vida. Aquel niño también creció. Todo el mundo oyó de él. Su nombre fue Adolf Hitler. Ahora bien, ¿cuál de estos bebés hubieran descartado los abortistas?


"¿Por qué debería una víctima de violación verse forzada a tener un hijo que no desea tener?"


Respuesta: La violación es una de las peores indignidades que puede sufrir una persona. Uno debe tener una gran compasión por las víctimas de violaciones. Sin embargo, hay varias cosas que debemos tener en mente. Primero, es imposible ser "desviolada." Ser "desembarazada" (mediante el aborto) no hace que una sea "desviolada." Segundo, no se puede lograr la justicia para la víctima de una violación castigando al bebé no nacido que resultó de la violación.

Además, dos males no forman un bien. No ayudará a la madre cargarla con la culpa del asesinato encima de la indignidad de la violación.

Es notable que raramente ocurre la concepción como resultado de la violación, así que el porcentaje de bebés que nacen de una violación en realidad es bastante bajo. Pero los pocos bebés que son concebidos de una violación también tiene derecho a vivir.

¿Quién no ha sido bendecido por la música de esa maravillosa cantante de "gospel," Ethel Waters? Sin embargo, su madre fue víctima de una violación a los trece años. ¿Tendríamos que haber abortado a Ethel? ¿Por qué deberíamos castigar al producto inocente de la violación? ¡Castiguemos a la parte culpable de la violación: el violador!


"Ya que la gente va a realizar abortos de todas formas, ¿por qué no legalizarlos?"

Respuesta: ¿Deberíamos legalizar la violación y el abuso infantil, ya que la gente lo va a hacer de todas formas? ¿Deberíamos agregar el incesto y la crueldad a la lista legal, dado que la gente persiste en practicarlos? Legalizar un mal no lo convierte en moralmente bueno.

Hay quienes argumentan que las leyes contra el aborto son tan malas como las leyes en contra de la bebida. Sin embargo, el aborto legalizado no entra en la misma categoría que la bebida legalizada. Ante todo, la bebida legalizada no involucra necesariamente un crimen contra otra persona inocente. Segundo, la bebida legalizada no mata a otro ser humano, como el aborto. Así que el argumento respecto de la prohibición de la bebida no corresponde para el aborto.

Además, la legalización de una actividad no limita necesariamente su abuso. A veces lo promueve. Esto es lo que ha ocurrido en Estados Unidos. Por una parte, cambiar la ley puede ayudar a cambiar la actitud general hacia una actividad, como han demostrado las leyes que abolieron la esclavitud. Las leyes mismas no pueden forzar a las personas a ser buenas, pero la aplicación de leyes buenas puede ayudar a contener a las personas para no hacer el mal.


"No debemos proyectar nuestra moralidad sobre otros."

Respuesta: Si es así, entonces ¿por qué están los abortistas proyectando su moralidad sobre los no nacidos? De hecho, están diciendo: "Mi creencia moral es que no deberías vivir." En realidad, esto no es una proyección de moralidad, sino una proyección de inmoralidad. Lo que se necesita en el caso del aborto es que proyectemos moralidad dentro de la situación, porque ciertamente es mejor proyectar moralidad que proyectar inmoralidad. Si quienes pueden proteger a los inocentes de esta forma no lo hacen, entonces ¿quién lo hará?

En oposición a lo que dicen los abortistas, lo que nuestra sociedad más necesita es una proyección de moralidad. La gente necesita, por ejemplo, proyectar una preocupación moral sobre otros cada vez que se ponen detrás de un volante. Esto salvaría muchas vidas. De hecho, si no condujeran los que beben, esto sería una muy apreciada proyección de moralidad para las 25.000 personas que de otra forma serían víctimas de conductores ebrios este año.

Lo que está mal no es proyectar nuestras creencias morales sobre otros, sino destruir los derechos morales de otros, que es precisamente lo que ocurre con el aborto. Alguien está quitando el derecho moral de vivir de un inocente.


"El aborto es la solución para los embarazos no deseados."

Respuesta:
La adopción es una solución mejor. Sin duda es difícil entregar el hijo de uno a un extraño, pero es más fácil que matarlo. El día que un niño abortado debía nacer la madre suele sufrir una depresión. Esta depresión a menudo se repite por años a partir de ese día. A veces los sentimientos son tan fuertes que la madre adquiere una tendencia suicida. El hecho es que el bebé puede ser raspado del útero de la madre mucho más fácilmente que lo que puede ser quitado de su corazón..

Hace un tiempo, la cadena CBS difundió un programa sobre el mercado negro de los bebés que reveló que había personas dispuestas a pagar hasta $40.000 por un bebé sano. Esto es una indicación de la gran demanda que hay por adoptar bebés. La solución para los bebés no deseados no es el aborto, sino la adopción. La mayoría de las mujeres con embarazos no deseados sólo necesitan consejería. Las clínicas de consejería son la solución, no las clínicas de abortos. Deberíamos estar ayudando a las madres y no matando a los bebés.


"Ningún bebé no deseado debería nacer jamás."

Respuesta
: Primero, hay una suposición de que una concepción no deseada dará como resultado automáticamente un bebé no deseado. Hay muchas madres que han tenido una sorpresa desagradable han cambiado de opinión una vez que la conmoción inicial de su embarazo no planeado se ha disipado y tiene la oportunidad de reflexionar más serenamente sobre la situación. Y un número aún mayor de estas madres reacias tienen otro sentimiento una vez que han nacido sus bebés.

Además, aun cuando la madre no quiera mantener al bebé, hay muchas familias allá afuera que no pueden tener hijos, y que los quieren. A decir verdad, hay en la actualidad más personas que quieren niños que niños para querer.

Finalmente, sólo porque no queremos a alguien con nosotros no significa que tengamos el derecho de matarlo. Nunca deberíamos poner nuestros deseos por delante de los derechos de otros, especialmente su derecho a la vida misma.

Uno puede ver fácilmente cómo esta lógica de matar bebés no deseados que no han nacido puede extenderse a bebés no deseados deformes, bebés no deseados retardados, y adultos severamente enfermos. Por lo tanto, el infanticidio y la eutanasia son la consecuencia lógica de este razonamiento. De hecho, el argumento a favor del infanticidio de un bebé deforme es mucho más fuerte, porque hay evidencias reales de que es deforme, y no simplemente una posibilidad (o probabilidad). Algunos científicos de primer nivel ya están argumentando a favor del infanticidio de los deformes. La revista Newsweek (6/9/82) señaló que "los biólogos dicen que el infanticidio es tan normal como el impulso sexual, y que la mayoría de los animales, incluyendo el hombre, lo practican."

Quisiera terminar con la historia de una joven que se entera que está embarazada. Está comprometida, pero su prometido no es el padre del bebé. Su familia es pobre, así que otra boca para alimentar sólo va a aumentar las penurias de la familia. Su familia tenía un buen nombre en la comunidad, y no quiere arrastrarlo por el fango. Un aborto sería una solución rápida para su problema. Pero no tiene un aborto. Tiene el bebé. Es un varón. Lo llama Jesús.


Traducción: Alejandro Field

© Copyright 1996, Dr. Norman L. Geisler.
copyright © 1995-2011 Leadership U. Todos los derechos reservados.
Este sitio forma parte de "Telling the Truth Project" (Proyecto Proclamando la Verdad).


Fuente:
Leaderu.com

martes, 22 de febrero de 2011

La cirugía fetal de la espina bífida se consolida como alternativa al aborto

Cirugía fetal, practicada en 1999 en un hospital de Nashville (EE.UU.)

Un estudio con 183 casos demuestra que operar antes de nacer reduce las secuelas.

Abrir el útero para operar a un feto y volver a cerrarlo con la intención de que siga adelante la gestación ya no parece una idea tan descabellada. Los niños con espina bífida tratados con esta intervención tienen más posibilidades de caminar sin ayuda y menor riesgo de desarrollar una complicación neurológica típica llamada hidrocefalia. Aunque la operación también aumenta el riesgo de aborto o de parto prematuro. Estas son las conclusiones del primer estudio que evalúa la eficacia de la cirugía fetal catorce años después de que se realizara la primera operación de este tipo. El ensayo recoge solo la experiencia de varios centros estadounidenses, pero en España ya se han realizado tres cirugías fetales de espina bífida, todas en el Hospital Virgen del Rocío de Sevilla.

Los niños que nacen con mielomeningocele, la forma más grave de espina bífida, lo hacen con lesiones muy graves en el sistema nervioso. Esta malformación congénita es la más frecuente y ocasiona desde alteraciones neurológicas hasta paraplejia porque la columna vertebral no se termina de cerrar. Durante la gestación la médula espinal y los tejidos nerviosos se lesionan por falta de la protección de los arcos vertebrales.

Nueve de cada diez mujeres a las que se les detecta la lesión opta por interrumpir la gestación. En el resto, la opción más frecuente es esperar hasta el nacimiento para reparar el defecto, cuando el daño ya es irreversible. En muchos casos los niños necesitan sillas de ruedas o ayuda con muletas para desplazarse y una válvula cerebral para evitar la hidrocefalia (acumulación de líquido en el cerebro).

Menos hidrocefalia

La investigación, publicada en «New England Journal of Medicine», recoge la experiencia de 183 embarazos. En 92 casos, se esperó a que los niños nacieran para operarles y al resto se les intervino en el quinto mes de gestación, cuando el feto apenas tiene un kilo de peso. Estaba previsto llegar a 200 embarazos, pero con los resultados tan buenos para los niños operados intraútero se decidió cerrar el ensayo para no perjudicar al resto.

La cirugía prenatal es similar a la postnatal pero repara el defecto antes de que sea irreversible. En el estudio se vio cómo se redujo casi en un 30 por ciento la necesidad de implantar una válvula para reducir la hidrocefalia , mejoró el desarrollo mental y aumentó las posibilidades de que pudieran caminar sin ayuda. Un grupo independiente de médicos evaluó a los niños de ambos grupos cuando tenían un año de edad y de nuevo con dos años y medio. Las pruebas de desarrollo psicomotor fueron siempre mejores en los pequeños operados durante el embarazo. La investigación no valora el efecto de la cirugía en el control de los esfínteres, otro problema común en estos niños.

Tres cirugías en España

Los resultados apoyan el trabajo de centros como el Hospital Virgen del Rocío de Sevilla, el primero de Europa en atreverse con una operación de estas características. Desde esa primera cirugía en 2007, el hospital ya ha hecho dos casos más. El último nació las pasadas Navidades y también fue un éxito. Guillermo Antiñolo, director de la Unidad de Medicina Fetal del hospital sevillano tomó ayer el estudio americano «como la mejor noticia en muchos años. Los resultados son extraordinariamente buenos». Sea cual sea el nivel de la lesión, «las secuelas siempre son menores si se repara antes de nacer» .

En su opinión hay base para ofrecer la cirugía como una alternativa al aborto. «No todos los casos se podrán operar, pero se deben valorar. La prematuridad es un riesgo más manejable que las secuelas de la malformación». Antiñolo lamenta que la mayoría de las mujeres opte por abortar por no tener información adecuada.

Europa ¿Musulmana en 20 años?

El peligro de una Europa de mayoría musulmana

La población musulmana crece el doble de rápido que el resto, lo que contrasta con el dramático envejecimiento de la población occidental.

El islam crece de manera imparable en el mundo. Tanto en sus principales lugares de influencia, Asia y África, como en el continente europeo. Según un informe del Pew Research Center, los musulmanes representarán en el 2030 el 26,4 por ciento de la población mundial, y creciendo.

De hecho, los musulmanes crecen el doble de rápido que el resto del mundo, de forma más acentuada en los países en los que son abrumadora mayoría como Indonesia o Pakistán, por ejemplo. Sin embargo, donde más relevancia tiene por su impacto es en la sociedad occidental.

Mientras Occidente envejece de manera rápida y constante, la natalidad entre los musulmanes es muchísimo más alta que la media de cualquier país del denominado primer mundo. Por ello, un porcentaje importante de los nacidos en Europa son ya hijos de musulmanes. Muy representativo de ello es lo ocurrido en algunos estados del viejo continente. Mohamed es el nombre más utilizado en Reino Unido para los recién nacidos, algo que ha ocurrido también en 2010 en la capital belga.

Bruselas, reconocida como capital de Europa, podría ser un augurio de lo que pueda ir ocurriendo poco a poco en el resto del continente. El sociólogo Jan Hertogen ha realizado un estudio que indica que en 2020 Bruselas tendrá 1,2 millones de habitantes de los cuales sólo entre el 20 y el 30 por ciento serán belgas de origen. Un 50 por ciento serán naturalizados, de los cuales una gran parte serán de origen musulmán.



Según el informe de Pew Research Center, la población musulmana mundial pasará de 1.600 millones en 2010 hasta los 2.200 en tan sólo veinte años. En Europa, crecerá un 30 por ciento y se pasará de 44 millones durante el pasado año a los más de 58 que habrá en 2030. Y es que la población musulmana crecerá a un ritmo del 1,4 por ciento mientras que los no musulmanes lo harán al 0,6.

El islam en Europa

Aunque en las previsiones del estudio los musulmanes europeos tan sólo representarán el 2,7 por ciento del total del mundo, su papel es muy representativo en un continente envejecido y que ve como el cristianismo, tanto el catolicismo como el protestantismo, están estancados en número e incluso cayendo debido a la fuerte secularización.

Además, hay un hecho que podría desestabilizar aún más la balanza de población. La posible entrada de Turquía en la UE, más que probable de aquí a veinte años, colocaría en el corazón de Europa un país que en 2030 se prevé que tenga 89 millones de musulmanes. Si a estos se suman los 58 que ya vivirían en Europa nos encontraríamos con 147 millones de seguidores de Mahoma en el continente. Uno de los diez países con más musulmanes del mundo tendría un importante peso en la UE y el dictador libio, Muamar Gadafi ya dijo que el primer paso para la islamización de Europa es el ingreso de Turquía.

La repercusión de este hecho se acrecentaría debido al alto número de hijos que tienen los musulmanes en contraposición con la bajísima natalidad que se da en los distintos países. Y otro hecho básico es la juventud de esta población, lo que les sitúa con ventaja para seguir creciendo en número pese a que en Europa el número de hijos es menor que en zonas menos desarrolladas como Asia. Según Eurostat, ninguno de los 25 países de la UE supera los dos hijos por mujer por lo que no se garantiza el reemplazo generacional.


En este sentido, en 2030 habrá un total de 10 países del continente europeo que tengan más de un diez por ciento de población musulmana. Sin contar aquí a Turquía, Kosovo y Albania tendrían una clara mayoría de fieles del islam. Bosnia y Macedonia estarían cerca del cincuenta por ciento mientras que Montenegro se quedaría en el 21,5%.

Sin embargo, ya habrá tres países de la actual Unión Europea que superen este diez por ciento. Uno es Bulgaria, con más del 15 por ciento. Pero los otros dos son mucho más representativos al ser fundadores de la Unión. Francia llegará al 10,3 por ciento, con casi siete millones de musulmanes y Bélgica alcanzará el 10,2%. Otros estados como Suecia, Austria o Reino Unido se acercan al 10 por ciento. Por su parte, el país más poblado de la UE, Alemania, tendrá más de 5,5 millones de musulmanes. Mientras tanto, España llegará en 2030 a los casi dos millones de mahometanos.

Este importante crecimiento igualmente debe ser comparado con el estancamiento del resto de religiones mayoritarias en Europa. Según el Anuario Estadístico de la Iglesia Católica para 2010 el número de católicos ha crecido en 121 millones en una década, llegando a los 1.166 millones en 2008 aunque donde más crece es sobre todo en África y a menor ritmo en Asia, mientras que Europa está totalmente estabilizada.

El texto asegura que "se va de la reducción relativa de los católicos europeos que, a pesar de aumentar en valor absoluto, ven descender su peso en el mundo, del 26,81 por ciento del 2000 al 24,31 por ciento en 2008, a la correlativa adquisición de importancia de católicos africanos, que pasan del 12,44% al 14,84". Curiosamente donde más crece la Iglesia Católica es donde menos lo hace el islam, y viceversa.

Fracaso del multiculturalismo

Ante esta situación, los mandatarios europeos comienzan a plantearse los postulados que han llevado a esta situación que en muchos casos es de no integración, lo que ha provocado que en ciertos sectores haya crecido el fundamentalismo islámico. El primer ministro británico, David Cameron, y la mandataria alemana, Angela Merkel, ya han denunciado públicamente el fracaso del multiculturalismo.

El británico aseguró que "necesitamos menos de la tolerancia pasiva de los últimos años y más de un liberalismo muscular activo" por lo que añadió que es necesario "construir un sentido de identidad nacional local más fuerte". Merkel habló claramente del "fracaso absoluto" de esta política.



Fuente Libertad Digital